Los Baños del Carmen

Málaga

Málaga, 38 grados y una mijita de terral… ¿Que qué es el terral? Pues es un calor sofocante que viene acompañado de aire caliente que no te permite ni abrir las ventanas de casa: es caló, mucha caló!!! Pero Vidorra Experience se prepara para recibir a un vidorro recién llegado de Madrid al que no le asusta el calor.


Le sorprendemos llevándole a cenar a uno de los lugares con más sabor, encanto y magia de la Bahía de Málaga: El Balneario Sushi Lounge.

Desde luego es uno de nuestros sitios favoritos, fundado en 1918 y casi ni restaurado, fue el balneario de Málaga por excelencia durante años, cuando aún las mujeres y los hombres se bañaban por separado. Cuántas historietas nos contaban los abuelos sobre aquellos baños, las fiestas y los eventos que allí tenían lugar…


Y ahora somos nosotros los que recogemos el testigo y disfrutamos de su incipiente renovación, de su carta de sushi y de actuaciones de flamenco en vivo. Durante la cena discutimos, más que debatimos, sobre si debe o no renovarse completamente. ¿Realmente necesita el esplendor de antaño? Desde luego que un arreglo no le sentaría mal, pero a todos los que hemos disfrutado de una cervevita sentados en su murete derruido mientras esquivabamos las olas del mar, su aspecto decadente nos tiene enamorados.


Desde que nos sentamos a la mesa nos sentimos absolutamente afortunados. Estamos a menos de 5 metros del mar, con la Bahía de Málaga como escenario y un atardecer de impresión. Todos los que allí estamos disfrutamos viajando y lo hacemos siempre que podemos, y en lo que sí que nos ponemos de acuerdo esta noche, es que estar aquí, en este instante, es un privilegio.


A nuestra espalda se está celebrando una fiesta con flamenco en directo. Nos podemos imaginar las fiestas de los años 40 o 50 justo en el mismo sitio y con el mismo decorado de fondo: el Mediterráneo!


El resto de la terraza está rebosante. Ambiente, bullicio y un personal muy agradable nos hacen pasar una velada con amigos para el recuerdo. Además, el sushi de Benjamin de la Mata está exquisito, y más cuando lo acompañamos con uno de nuestros vinos fetiche: un Botani Mustac con denominación de origen de las Sierras de Málaga. El moscatel espumoso nos encanta… Perdemos la cuenta del tiempo, de las botellas que llegan y se van y hasta nos olvidamos del terral… Y es que vidorrear con amigos y en este entorno no tiene precio.

Y así, nuestro vidorro madrileño descubrió y vidorreó en otro rincón de su Málaga adoptiva. Le esperamos pronto para la siguiente Vidorra Experience malagueña. ¿En la feria?Eso esperamos! Un beso y hasta la próxima vidorr@s!!

Anuncios

Paisajes que nos llenan de energía 

Cádiz

Como ya os contamos en el anterior post, la ultima Vidorra Experience la vivimos en tierras gaditanas. Esta tierra nos llama y nos inspira de modo especial y queremos compartir con vosotros, vidorros, el por qué!
Los motivos son más que variados, no hablaremos de la gente ni de la gastronomía de aquí porque es más que conocida su amabilidad y calidad! Queremos hablaros, pero sobre todo mostraros, cuales son nuestras sensaciones cuando nos movemos por la costa de la luz. 


Nos encanta viajar en coche o furgo y poder contemplar cada paisaje que se nos regala, y en esta ocasión, en apenas unos kilómetros nos deleitamos con 4 paisajes bien distintos.

Es tiempo de cosecha, y los campos de trigo que lucían altos y vaporosos hace poco, ahora muestran su corto y claro color canela. A nuestros pies, una alfombra natural nos invita a respirar y disfrutar de la quietud del lugar.

Estos amables colores dan paso a colinas salpicadas de cientos de paquetes de paja que esperan tranquilos ser recogidos y llevados a su próximo destino.

A pocos metros de donde paramos a fotografiar el campo, éste se tiñe de intenso amarillo. El amarillo de los campos de girasoles propios de esta época del año. Nos sumergimos y jugueteamos como niños en este mar infinito de flores que no deja indiferente a ninguno de los viajeros que por aquí pasan.


De vuelta en nuestro camino, encontramos una de las más típicas estampas campestre: desde lejos se revela a un gran toro negro sobre la ladera de una colina. El toro de Osborne nos despide con sus grandes pitones y su gesto imponente.


La versión en carne y hueso tampoco nos pasa desapercibida. Las reses de retinto pastan bajo los molinos de viento y cerca de la playa. Tan cerca, que es fácil encontrarlas refrescándose en la orilla.

A pocos kilómetros, el paisaje vuelve a girar 180 grados. De los campos de girasoles, los campos de trigo y los campos llenos de ganado, a las infinitas playas de arena blanca. La tranquilidad y la energía relajada está también aquí presente y nos empuja a sentarnos y disfrutar durante un buen rato de este paisaje paradisíaco.

Y vosotros, ¿amáis tanto como nosotras estos lares? ¿Cuál es vuestro lugar favorito de la costa de Cádiz?

Pilas Alcalinas de Cádiz

Cádiz

Como ya habéis podido comprobar somos unas enamoradas de Cádiz. Su luz, los paisajes verdes y marinos, y su gente, son una absoluta recarga de energía cada vez que lo disfrutamos.

La mezcla de amigos, sol, playa, campo, buena conversación, y buen comer hacen que un fin de semana improvisado sea un chute de buen rollo para comernos la próxima semana.

Todo empezó el viernes, salimos del trabajo, nos encontramos con parte del grupo que venía de Granada, y buscamos una venta por la ruta del toro para comer un platito de cuchareo.

La elegida fue Venta El Frenazo, en Los Barrios. Cuando el camarero dijo: “tenemos potaje de tagarninas“, nadie dudó un segundo. Con estos últimos días tan fríos de enero, el cuerpo nos pedía algo calentito.

2015/01/img_0951.jpg

Tras una comida deliciosa acompañada de conversaciones e ideas de nuevos proyectos, dimos una vuelta por los Alcornocales. Parte de los amigos no conocían la zona, y les llevamos a ver la mítica “Montera del torero“.

2015/01/img_0953.jpg

Escalamos hasta alcanzar la gruta que se esconde en la parte más alta de la roca.

2015/01/img_0955.jpg

Era una habitación perfecta para sentarse a charlar, y disfrutar del atardecer desde esa ventana.

2015/01/img_0956.jpg

Y así comenzó el finde…

Continuamos el sábado en Tarifa, absortos por elesplendido dia. No se movia ni un molino, algo realmente raro en esta zona. La mañana se presentaba fria, pero pronto se torno en una pseudoprimavera.

IMG_4755

Recorrimos la costa tarifeña desde El Balneario hasta Punta Paloma: pasear por las infinitas playas, subir a las dunas y disfrutar con amigos de un tranquilo día de playa en pleno invierno desde luego no tiene precio.

2015/01/img_0957-2.jpg

El domingo amaneció con un sol resplandeciente y así, animados a seguir de ruta, nos dirigimos a Barbate, otro de nuestros destinos predilectos. Nos decidimos por recorrer La Breña, desde Barbate hasta Caños de Meca. Los 7 kilómetros que separan estos dos pueblos transcurren entre verdes pinos y sobre un camino de arena blanca.
IMG_4787

La primera parada la hacemos al llegar a la torre …. Es inevitable asomarse y contemplar los acantilados. El azul turquesa del agua permite ver el fondo rocoso y el día es tan claro que podemos distinguir tanto la costa de Marruecos como Atlanterra a lo lejos en dirección Tarifa.

IMG_4792

Continuamos el sendero hasta descubrir entre los pinos el Faro de Trafalgar. Es justo en ese punto donde, a lo largo del mar, se dibuja una franja blanca que indica el lugar de la lucha entre el Poniente y el Levante que está a punto de saltar!

IMG_4784

Llegamos al final del sendero y emprendemos el camino de regreso, no sin parar antes a disfrutar de las vistas del mar que nos acompañan durante el recorrido.

Y así, rodeados de naturaleza, amigos y buena energía despedimos este fin de semana más propio de primavera que del mes de enero, pero claro… Si es que vivimos en Andalucía no?!
2015/01/img_0959.jpg