Denominación: Payoyo

Cádiz

IMG_2163.JPG

Tremenda visita a dos de los pueblos blancos de la Sierra gaditana! Aunque no somos novatas en la zona, cada visita a estos lares nos recibe con experiencias insospechadas, lo mismo encontramos águilas en Castellar, la feria del ganado en Benaocaz que que buñuelos caseros en Benamahoma! Empecemos por el principio y disfrutemos juntos de esta vidorraexperience.

IMG_2131.JPG

Llueve, el cielo está gris y hace el frío propio de la Sierra. La carretera que une Grazalema con Villaluenga del Rosario está repleta de ovejas, cabras y deliciosos cerdos ibéricos. Villaluenga nos espera descansando a la falda de las montañas. Un pueblo de no más de 500 habitantes y cuya escuela tiene un total de 18 alumnos, es conocido entre los pueblos blancos por su inconfundible queso y su plaza de toros de piedra.IMG_2160-0.JPG

Paseamos por sus estrechas calles mientras las nubes y las montañas asoman detrás de sus blancas casas. Plazuelas y puertas decoradas al más puro estilo andaluz rivalizan con callejuelas estrechas que nos llevan a una de las plazas de toros más llamativas de la zona. IMG_2558.JPG

Su forma es octogonal, lo que la hace destacar de entre los cosos de la zona, su construcción en piedra nos remonta a épocas anteriores y su ubicación en mitad de la Sierra nos hace imaginar una buena faena entre torero y ‘hastao’.IMG_2742.JPG

Seguimos
dejándonos llevar por el pequeño laberinto de calles siguiendo el rastro de un olor inconfundible… El queso Payoyo, denominación de origen de este pueblo andaluz, inunda el ambiente conforme nos acercamos a la fabrica donde los producen. Nada más llegar, varias decenas de turistas desbordan el despacho donde se puede comprar el delicioso manjar. Nos hacemos un hueco y esperamos nuestro turno conversando con los que allí se encuentran: ‘qué rico huele! Yo quiero un cuarto de cada tipo! Este para regalo… ‘ Son las expresiones que todos hacemos para salir con varias bolsas rebosante de quesos y no sentirnos unos glotones!😋IMG_2714.JPG

Terminamos la visita haciendo una pequeña ruta de senderismo en dirección al Llano del Republicano. En no más de un kilómetro de distancia, la sierra nos envuelve y acoge con sus encinas rebosantes de bellotas que darán ricos ibéricos. IMG_2741-0.JPG

Os seduce la idea de conocer este pueblo con todos sus encantos?! Pues no te lo pienses y vidorrea con nosotros!

Anuncios

Surf en El Palmar

Cádiz

17 de junio de 2014 imageCalor, mucho calor. El día de trabajo ha sido intenso, sofocante, agotador… Pero en cuanto terminamos, el día cambia por completo. Una nueva y excitante experiencia está por venir.Bego y Ro surferasTras una hora de camino y una parada en el mar de girasoles, llegamos a la tierra prometida. Allí, nuestros amigos de 9pies nos esperaban con los brazos abiertos. Primera toma de contacto: ¡Neoprenos y tablas preparadas! Nervios e ilusión en la misma medida. TablasSegunda toma de contacto:  escuchamos con atención las indicaciones de nuestro teacher Juan, cuyos consejos en la arena parecían muy sencillos.
Tabla y sombraTercera toma de contacto: de la arena… Al agua… ¡Allá vamos!! Nos subimos a la tabla, nos caemos, nos volvemos a subir, nos volvemos a caer, subimos de nuevo y … en pie sobre la tabla!!! 🏄🏄 Dos horas más tarde estábamos exhaustos, pero con la sensación de haber cargado las pilas de energía al máximo.

Si aún no lo has probado, no esperes más ¡¡es una experiencia vidorra más que recomendable!!

Y de repente un regalo!

Cádiz

17 de junio de 2014 image La vidorra de hoy nos lleva hasta uno de los parajes más espectaculares de la tierra gaditana, El Palmar. Con la intención de practicar el deporte estrella del lugar, el surf, nos subimos a la furgo de un vidorro y nos dirigimos hacia allí. imageCon la ilusión del que empieza un viaje emprendimos la ruta de una hora hacia nuestro destino. El sol de medio día, las reses de retinto y los molinos de viento nos acompañaron durante nuestro trayecto, pero fue en la falda de Vejer donde no tuvimos más remedio que parar.   El campo de girasoles parecía una escuela de niños llamándonos para jugar con ellos.  Paramos al borde de la carretera y simplemente disfrutamos de los colores, el paisaje y el momento. Ésta es nuestra esencia, disfrutar de lo cercano y sentir que cada momento es único!