Paseo en Catamarán por la Bahía de Málaga

Málaga

Sí, la Vidorra Experience de hoy nos lleva a disfrutar de nuestra bahía malagueña desde un punto de vista diferente. La conocemos desde el espigón del muelle, desde la terraza del AC, desde la playa de La Misericordia… Pero esta vez, vamos a descubrirla desde otro ángulo, desde el mar. Decidimos convertirnos en turistas de nuestra propia tierra y experimentar una de las actividades que se ofertan desde Muelle Uno: una salida a la bahía en el Catamarán Mundo Marino.

Desde el momento en el que nos descalzamos al subir a bordo y nos recostamos en las redes de la proa, estamos seguros que la experiencia va a ser fantástica!

La salida del puerto la hacemos con los ojos como platos. La Farola, las enormes grúas azules y rojas, el muelle donde atracan los cruceros… Todo se mueve rápidamente a nuestro alrededor.


Al llegar a mar abierto sentimos la brisa marina en nuestros rostros, qué agradable sensación tras estos días con las temperaturas disparadas!
Empezamos ya a observar la costa y a reconocer sus rincones: la Torre Mónica, el Estadio de Atletismo, todo el paseo marítimo Antonio Banderas, el paraje natural de Guadalmar… Hasta descubrimos unas plataformas en el agua que nunca habíamos visto.

 

Vista de la bahía

De regreso, pasamos el puerto y nos adentramos en La Malagueta. Ahora vemos desde Pinares de San Antón hasta la fábrica de cemento.

La hora y media de trayecto se nos pasa volando tanto a nosotros como a los que nos acompañan en este recorrido.


Llegamos al muelle con la sensación de haber descubierto una parte de Málaga casi desconocida, como si tuviéramos entre las manos un tesoro que queremos compartir. La misma sensación de cuando viajas lejos de casa y descubres experiencias nuevas!

 

Palmeral de las Sorpresas, Catedral de Málaga

 

Al pisar tierra firme, ya ha caído la noche y el ambiente del muelle es vibrante. Terrazas llenas, tiendas abiertas, música en vivo al aire libre… Se respira verano a cada paso que damos.

Y es que el verano es así, en cualquier momento te puede sorprender con una experiencia vidorra, solo hay que saber disfrutar de ella!!

Anuncios

Pedaleando que es gerundio!

Málaga

Preparados, listos… Vidorra!! Con las pilas cargadas en plena Semana Santa, nos escapamos a hacer una rutita en bici por La Gran Senda de Málaga. Comenzamos ataviados con gorras, protección solar y por supuesto, nuestras bicicletas para recorrer desde La Cala del Moral hasta el Muelle Uno

El paseo por la costa es sencillamente delicioso. No hace falta salir a la carretera, ya que todo el trayecto discurre por el paseo y el carril bici. 

  

Atravesamos el último barrio malagueño, La Araña, que frente a su imponente fábrica de cemento, se erige como un pueblito de estrechas y coquetas calles blancas. Seguimos el sendero hasta llegar al Peñón del Cuervo, uno de nuestros rincones favoritos, donde las barbacoas improvisadas empiezan a encenderse  y numerosos grupos de familias y amigos se van concentrando.

Llegamos hasta el Candado y de allí al paseo marítimo del Palo. El bullicio nos acompañará hasta el final de la ruta. Chiringuitos llenos, playas a rebosar y aunque el agua está más que fría, los niños no se resisten al primer baño de la temporada! 

Ateavesar Pedregalejos es otra odisea, así que decidimos parar y tomar alguna que otra instantánea ahora que el cielo se va nublando. 

  

La primera para parada para reponer fuerzas es en uno de los chiringuitos recientemente reformados del paseo maritimo de la capital. Sin lugar a dudas entre los platos de boquerones fritos que nos encantan y las almejitas, nos quedamos con los mejillones al Pil Pil, sí sí, esta versión del clásico plato está tremenda! 

  

Terminamos el paseo llegando a Muelle Uno, donde encontramos uno de los últimos iconos de la ciudad: el Centro Pompidou.

 

En nuestro camino de vuelta solo hacemos un par de paradas. la primera, para disfrutar de un refrescante daikiri de fresa!

  

Y la segunda, para disfrutar del atardecer que se nos regala!

  

 

Así da gusto disfrutar de las vacaciones, o no vidorr@s??

Frenando Enero

Málaga

2015/01/img_4493.jpg

Comenzamos el mes de enero con una Vidorra Experience en una de las ciudades más publicitadas en estas navidades. ¿Quién no ha disfrutado con el vídeo de Tu mejor tú grabado en plena Plaza de la Constitución?

Nos decidimos por una ruta de la tapa muy particular, como las fechas lo merecen, hacemos la primera parada en La medusa, en calle Santa María, donde tanto el ambiente como la calidad de sus productos merecen una parada. Ostras españolas y francesas y bolos de la tierra fueron nuestras elecciones, regados con un refrescante vino blanco. De allí, a Mariano a seguir tapeando. No sin esfuerzo nos hicimos con un sitio en la barra y degustamos las deliciosas alcachofas confitadas y el revuelto de trigueros más que delicioso! La ruta terminó en una de las terrazas que están tan de moda, y es que el Hostal Chinitas tiene un rooof top con unas vistas excepcionales!
2015/01/img_4161.jpg

Con las pilas puestas y cargados de energía paseamos por los puestos del parque, observando las panderetas, zambombas, figuritas del belén y los distintos puestos de artesanía que ya son un icono de la Navidad en Málaga.
2015/01/img_3715.jpg

A la altura del Rectorado decidimos hacer un alto en el camino para visitar la exposición que los alumnos de arquitectura de la UMA han preparado. Allí podemos disfrutar de algunos de sus proyectos presentados en cajas de cartón! Aunque pueda parecer poco ortodoxo, la creatividad del montaje nos deja sin palabras. Estructuras que forman túneles llenos de luz, maquetas minimalistas y proyectos interactivos es lo que nos proponen los estudiantes, desde luego, toda una muestra del gran potencial de nuestros futuros arquitectos!
2015/01/img_4123.jpg

Seguimos nuestro camino hasta llegar a Muelle Uno. Allí, junto a sus puestos de artesanía montados sobre palés de madera y con un buen café en las manos, despedimos al sol.
2015/01/img_4495.jpg

Terminamos la noche con un paseo por el centro, sin perder de vista la calle principal, calle Larios, que con su tremenda iluminación se ha convertido en toda una señal de estas navidades. Es difícil pasear sin tropezarse ya que la calle parece que esté en plena feria de agosto: turistas y locales hacemos fotos por doquier mientras el sonido de las charangas invitan a quedarse un rato más por el centro. La ciudad está viva. Niños, mayores y jóvenes se entremezclan al igual que las tiendas, las cafeterías y los bares de copas quienes se reparten a las familias, los que han empezado con las compras de estos días y los que aún están celebrando las comidas de empresas. Tacones, tenis e incluso algunas sandalias se mueven en todas direcciones haciendo hervir a la ciudad en sus primeros días de invierno.
2015/01/img_4494.jpg

Así es como en Vidorra Experience hemos vivido parte de estas fiestas. Pensando en la siguiente, qué os parece como próximo destino Granada y su Sierra Nevada?

Mientras la preparamos, nos despedimos con una artista malagueña, Vanesa Martín, con quien solo nos queda Frenar Enero!