Ruta de senderismo desde Valdevaqueros a Bolonia

Cádiz

Aprovechando los últimos días de agosto, Vidorra Experience se traslada a su segunda casa: Cádiz. Cinco días de sol, playa, poniente, olas, rutas de senderismo y buena gastronomía ponen el broche de oro a las vacaciones de verano.

La primera ruta que nos decidimos a realizar es la que nos lleva desde la playa de Valdevaqueros a la playa de Bolonia. Planteamos recorrer los 9 kilómetros que las separan por el litoral así que lo primero que hacemos es mirar el parte de mareas (Tabla de mareas ) Es la primera vez que lo miramos y descubrimos lo útil que nos resulta!! La hora de comienzo de la ruta coincide con la pleamar, pero tenemos la suerte de hacerla el día con menos coeficiente del mes! Así que después de un gran desayuno, nos ponemos en marcha.


Comenzamos en la misma puerta de  Valdevaqueros. Encontrar tanto la playa como el Tumbao tan tranquilos nos parece hasta raro. Unas horas antes era casi imposible hacerse un hueco para disfrutar aquí del ocaso.



Son las 10:30 de la mañana y el cielo se nos presenta más que gris. Así que disfrutamos del fresco paseo mientras nos acercamos a la duna de Punta Paloma. 


Seguimos avanzando hasta llegar a los famosos barros. Es común encontrarse a más de uno paseando por la playa envuelto en una capa de barro gris. Esta mañana, no hay nadie, está vacío.


El camino que encontramos a partir de ahora es una auténtica delicia. Calas de arena blanca y aguas transparentes, playas virgenes rodeadas de pinos donde la única presencia es la nuestra. El sentimiento de descubrir sitios nuevos y de estas características nos hacen imaginarnos a los primeros pobladores. ¿Qué sentirían al llegar a un destino así? Probablemente creyeran haber encontrado el paraíso. Y lo cierto es que no iban desencaminados…



La pleamar nos impide cruzar una de las partes del recorrido, así que escalamos por donde podemos y seguimos nuestro camino entre matorrales y arena de la duna.

Llegamos a uno de los numerosos búnkers que aún quedan por la costa y disfrutamos de las vistas desde esta altura. El dia se va despejando poco a poco y tras el color gris, el azul celeste va adueñándose del cielo.

Seguimos avanzando y llegamos a las piscinas de Bolonia. Imposible resistirse a un baño en estas aguas, tan limpias como naturales, lo único que encuentras son peces y algas.


Durante todo el trayecto encontramos restos de al menos una docena de embarcaciones y cayucos que en su día llegaron a la costa. Sin embargo en esta parte lo que nos sorprende son dos preciosos barquitos de vela esperando sobre la arena a que suba la marea y los saquen a navegar.

Lo que encontramos en la siguiente cala, nos llama también la atención. Decenas de piedras se posan unas encimas de otras en perfecto equilibrio formando un bosque zen. Arte efímero (así es como lo llaman) que trata de hacernos reflexionar sobre el punto de equilibrio y paz que todos tenemos en nuestro interior…

Nos estamos acercando a Bolonia y se nota en el número de personas que nos vamos encontrando en nuestro camino. Nos acercamos y aparece la gran playa de Bolonia con su duna al fondo. No importa cuantas veces hayas estado aquí ni cuantas veces hayas trepado a la cima de la duna, cuando llegas, te quedas sin palabras.


Paramos en Las Rejas para retomar fuerzas. Nos hemos ganado unas tortillitas de camarones, un atún encebollado y unas deliciosas croquetas de choco acompañadas de una copita de Tierra Blanca!

Y como buenos españoles que somos, después de almorzar, toca reposar. En el camino de regreso, encontramos cobijo bajo la sombra de los Pinos. Echar la siesta al aire libre, resguardados del sol y disfrutando de la costa marroquí frente a nosotros es un verdadero placer.


Seguimos con nuestra ruta. Nos bañamos en las piscinas de Bolonia y vamos deleitándonos con el paisaje y los colores que proporcionan el atardecer.


En total hemos estado más de seis horas en ruta (con fotos, almuerzo y siesta incluídos!) y ahora toca ver ocaso. Para ello tomamos asiento en las cómodas tumbonas del Tangana, ya en Valdevaqueros, y con un mojito en la mano, despedimos un día redondo!


Y mañana, seguimos de ruta! ¿Nos acompañáis vidorr@s?!

Delicatesen y deporte

Cádiz

14 de junio de 2014

Reses de retintoEl día amaneció con olor a sal. Tras varios días de Levante intenso, el viento nos dio un respiro y nos animó a otra experiencia única. Comenzamos la mañana en la playa de Bolonia donde el pinar lucha contra viento y marea para que las dunas no le invadan su territorio.

 

Las rejasA la hora de reponer fuerzas elegimos el restaurante Las Rejas. Si tuviéramos que elegir, no sería fácil entre el sabor auténtico de sus platos o la gracia de sus dueños. El exquisito atún en manteca lo acompañamos con una ensalada de pimientos rojos por recomendación de la casa. La mezcla no pudo ser más acertada. De entre todas las delicatesen que probamos, el choco en su tinta con arroz fue el que nos hizo explotar el paladar. Sin duda la cocina tradicional a fuego lento no tiene rival!Puerta bolonia

La tarde nos llevó a practicar otro de los deportes estrella de la zona, el Paddle surf. La fuerza y el equilibrio nos permitió navegar y contemplar las olas desde todos sus ángulos. ¿Agotador? Sí, pero revitalizante como cuando jugábamos de niñas hasta caer rendidas!

No pudimos resistirnos a terminar el día 20140622-204618-74778488.jpgviendo el rojo atardecer desde El Dorado, una terraza a pie de playa, con unos refrescantes mojitos.