Reencuentro en Conil

Cádiz

Vidorra Experience está con los nervios a flor de piel por el reencuentro de este fin de semana. Después de tres años, volvemos a encontrarnos con amigos de los que se cuentan con la palma de la mano. Venidos desde Panamá City, nos volvemos a ver en Conil Town!


Nos alojamos en Hostal La Fonda, en pleno centro de Conil, un hostal abierto hace no más de 15 días y que aún conserva el patio interior abovedado de lo que un día fue una casa familiar. La cuidada decoración, su ubicación en pleno centro y la amabilidad de los dueños hacen de este sitio un gran fichaje.

Conil está vibrante, aunque el Levante está más que presente estos días, los bares y restaurantes andan llenos de jóvenes y no tan jóvenes celebrando despedidas de solteros y disfrutando de unos días de descanso.

Paseando por sus estrechas calles encontramos símbolos de este pueblo marinero en el que el atún, el choco frito y las tortillitas de camarones hacen las delicias de nuestros paladares.


Va llegando la hora del crepúsculo y nos bajamos al paseo a despedir a astro rey, y es que atardeceres como los de nuestra tierra, son difíciles de encontrar!

Tras el paseo toca reponer fuerzas y ponernos al día! Vamos de un bar a otro pidiendo montaditos de atún, cazón, hamburguesitas de retinto y choco, mucho choco! La última parada en Los Hermanos es un clásico que no nos queremos perder y donde se nos van las horas escuchando las anécdotas del otro lado del Atlántico.

Terminamos la noche en El Duende, un lugar donde además de disfrutar de buen ambiente, puedes tomarte una copa en un patio blanco andaluz y bajo las estrellas. Si además lo haces en buena compañía, qué más se puede pedir?

Después de una larga noche, el cuerpo nos pide un gran desayuno! Salimos a buscar una cafetería, vemos una terracita atestada de gente y allá que vamos nosotros! El bar puede que no tenga más de 15 metros cuadrados y que no ofrezcan desayunos con zumo, pasteles ni capuchinos, pero tienen buen café, tostadas con aceite y tomate y la churrería La Chana frente a ellos, donde puedes comparar churros para acompañar al cafelito!

Al terminar el desayuno nos damos cuenta de que tenemos frente a nosotros un mercado, pero no uno de abastos, sino uno de arte! Pinturas y esculturas de artistas de la tierra y de bohemios venidos de distintas partes del globo hacen que nuestra vista se recree durante un buen rato.


 Dejar atrás este rinconcito de Cádiz no nos resulta fácil, y es que a cada paso que damos el paisaje nos atrapa, desde sus calles blancas a sus playas infinitas pasando por sus campos, que ahora lucen de amarillo por los infinitos campos de girasoles. No podemos evitar detener el coche y perdernos entre estos gigantes amarillos que, como nosotros, necesitan el sol de Andalucía para vivir.

Ya nos ponemos en marcha y vamos dejando atrás este rincón gaditano. Pero no hemos terminado! Nos acompañáis en la siguiente Vidorra Experience?!

Anuncios

Delicatesen y deporte

Cádiz

14 de junio de 2014

Reses de retintoEl día amaneció con olor a sal. Tras varios días de Levante intenso, el viento nos dio un respiro y nos animó a otra experiencia única. Comenzamos la mañana en la playa de Bolonia donde el pinar lucha contra viento y marea para que las dunas no le invadan su territorio.

 

Las rejasA la hora de reponer fuerzas elegimos el restaurante Las Rejas. Si tuviéramos que elegir, no sería fácil entre el sabor auténtico de sus platos o la gracia de sus dueños. El exquisito atún en manteca lo acompañamos con una ensalada de pimientos rojos por recomendación de la casa. La mezcla no pudo ser más acertada. De entre todas las delicatesen que probamos, el choco en su tinta con arroz fue el que nos hizo explotar el paladar. Sin duda la cocina tradicional a fuego lento no tiene rival!Puerta bolonia

La tarde nos llevó a practicar otro de los deportes estrella de la zona, el Paddle surf. La fuerza y el equilibrio nos permitió navegar y contemplar las olas desde todos sus ángulos. ¿Agotador? Sí, pero revitalizante como cuando jugábamos de niñas hasta caer rendidas!

No pudimos resistirnos a terminar el día 20140622-204618-74778488.jpgviendo el rojo atardecer desde El Dorado, una terraza a pie de playa, con unos refrescantes mojitos.

 

Barbate: Atún – Surf – Playa

Cádiz

– Barbate –

5 de abril 2014

20140618-134754-49674011.jpg

Previsión de tiempo de nubes y claros, y un encuentro fulgurante de amigas con ganas de reir y vidorrear…. Estabamos entusiasmadas por mostrarle a July, nuestra americana, los colores, los sabores y olores de una tierra mágica: Barbate.

20140618-140413-50653325.jpgEl fin de semana comenzaba el sábado con un punto de encuentro obligado para hacer un desayuno épico: ¨La Venta Pinto¨, sito en la Barca de Vejer. Cualquier lugareño que se precie desayuna un sábado una rebaná con zurrapa o jamón ibérico de los que quitan el sentío. 20140618-140411-50651860.jpg

Tras coger fuerzas, nos dirigimos al inicio del sendero del acantilado. Una vereda con un paisaje sobrecogedor, a un lado el pinar, verde intenso y atrapante, y al otro lado el mar con una gama de azules indescriptible e inmenso. El sendero comienza en la Playa de la Yerbabuena y termina en los Caños de Meca: otro paraíso.

En primavera el camino está lleno de vida, verdes frescos, matas de la tierra (tagarninas) flores eclosionando y bichitos haciendo su trabajo… En la mitad del recorrido encuentras la Torre del Tajo, desde dónde la vista te sobrecoge: África al frente, Barbate a la izquierda mostrando el puerto. Tuvimos la suerte de ir en primavera y desde esta vista, ver la Almadraba.

20140618-140410-50650044.jpg 20140618-140410-50650808.jpg               Encontramos un local que devoción nos explicó las vistas e historias del lugar: La Torre del Tajo, qué se ve desde ese enclave…. 20140618-134757-49677371.jpg Tras casi 4 horas caminata, decidimos que era hora de reponer fuerzas y probar las bondades del atún, cogido con manos benditas en la Almadraba y cocinado manos expertas, para transformarlo en un bocado digno de dioses. Entre varias opciones nos decidimos por El Campero. Si es la primera vez que visitas Barbate, es parada obligada. Tapear en la barra es absequible, y te permite probar diferentes platos acompañado de un vino blanco de la tierra (Tierra Blanca semidulce, el de la botella azul), a un precio muy asequible (20€ por persona).   20140618-140621-50781746.jpg

Tataki de atún rojo de almadraba, morillo, hamburguesita de atún, croquetas de marisco, tartar de atún rojo de almadraba, y algún plato más que se nos escapa son las delicias que disfrutamos. Y es que fue asi…. las disfrutamos, saboreamos cada bocado y vidorreamos.

  20140618-134750-49670979.jpg Tras deleitarnos con las delicias del pata negra del mar, paseamos por el paseo marítimo que recorre la playa del Carmen de punta a punta. Un paseo marítimo lleno de vida, alegría y luz. Surfistas, niños, ancianos, y visitantes extranjeros se mezclaban…     Y en el ocaso del día, visitamos El Palomar de la Breña, un lugar mágico, por su enclave y por su historia. No les contamos nada más… vayan y descubran su historia…

El palomar de la Breña

20140618-140412-50652630.jpg