Fundación NMAC – Dehesa Montenmedio

Cádiz

La costa de la Luz, no es solo playa, sol y arena. A lo largo de este año de Vidorra Experience os hemos mostrados paisajes, sabores, olores, colores de toda Andalucía, y en especial de Cádiz. Ninguna de nosotras somos gaditanas, pero fíjense… hay un dicho popular: “el gaditano nace dónde quiere”.


Una vez más Cádiz y su provincia nos sorprenden. Hace unos días preparamos una vidrorra experience para una familia de amigos de Valencia, pasaban por aquí unos días, y siendo licenciados en bellas artes quisimos sorprenderles con la maravillosa muestra que actualmente nos ofrece la Fundación NMAC, sita en la Dehesa Montenmedio.
Desde su sitio web, definen la fundación como “un espacio único en España donde se establece un diálogo entre el arte contemporáneo y la naturaleza en perfecta armonía.” 

No solo el contenido es arte, el continente se añade a esa lista de obras para ver, imaginar, y perderte.
La visita comenzó a las 18:00 h, con la colección permanente. Son 22 obras repartidas entre el espeso pinar que acompaña como guardianes a cada una de ellas. 

  
  
Tras pasear entre pinares y obras de arte, hicimos un receso para tomar un refresco en El Poniente, sito en Vejer de la Frontera. De maravilla en maravilla…


Es un antiguo molino restaurado y habilitado para bar y restaurante, en el que solo la vista desde lo alto de Vejer hacia la playa de El Palmar alimenta.

Y para terminar esta vidorra experience, regresamos a la Fundación NMAC, para ver la magnifica obra de James Turrel: “El atardecer”. A través de la teoría del color, y con las luces y colores que ofrece el atardecer, disfrutamos de la diferencia de percepción de una misma realidad en función de los diferentes fondos y marcos.

Andalucía es sol, luz, color, atardecer… es arte.

Paseo en Catamarán por la Bahía de Málaga

Málaga

Sí, la Vidorra Experience de hoy nos lleva a disfrutar de nuestra bahía malagueña desde un punto de vista diferente. La conocemos desde el espigón del muelle, desde la terraza del AC, desde la playa de La Misericordia… Pero esta vez, vamos a descubrirla desde otro ángulo, desde el mar. Decidimos convertirnos en turistas de nuestra propia tierra y experimentar una de las actividades que se ofertan desde Muelle Uno: una salida a la bahía en el Catamarán Mundo Marino.

Desde el momento en el que nos descalzamos al subir a bordo y nos recostamos en las redes de la proa, estamos seguros que la experiencia va a ser fantástica!

La salida del puerto la hacemos con los ojos como platos. La Farola, las enormes grúas azules y rojas, el muelle donde atracan los cruceros… Todo se mueve rápidamente a nuestro alrededor.


Al llegar a mar abierto sentimos la brisa marina en nuestros rostros, qué agradable sensación tras estos días con las temperaturas disparadas!
Empezamos ya a observar la costa y a reconocer sus rincones: la Torre Mónica, el Estadio de Atletismo, todo el paseo marítimo Antonio Banderas, el paraje natural de Guadalmar… Hasta descubrimos unas plataformas en el agua que nunca habíamos visto.

 

Vista de la bahía

De regreso, pasamos el puerto y nos adentramos en La Malagueta. Ahora vemos desde Pinares de San Antón hasta la fábrica de cemento.

La hora y media de trayecto se nos pasa volando tanto a nosotros como a los que nos acompañan en este recorrido.


Llegamos al muelle con la sensación de haber descubierto una parte de Málaga casi desconocida, como si tuviéramos entre las manos un tesoro que queremos compartir. La misma sensación de cuando viajas lejos de casa y descubres experiencias nuevas!

 

Palmeral de las Sorpresas, Catedral de Málaga

 

Al pisar tierra firme, ya ha caído la noche y el ambiente del muelle es vibrante. Terrazas llenas, tiendas abiertas, música en vivo al aire libre… Se respira verano a cada paso que damos.

Y es que el verano es así, en cualquier momento te puede sorprender con una experiencia vidorra, solo hay que saber disfrutar de ella!!

 Paddle Surf en La Herradura

Granada

Dicen que es el deporte de moda, el deporte del verano, así que Vidorra Experience se pone en marcha a probar el Paddle Surf. Aunque ya habíamos hecho nuestros pinitos con la tabla, nos decidimos a probar con una ruta por uno de los parajes naturales de la costa granaina, en el Paraje Natural de los Acantilados de Maro – Cerro Gordo. Así, ponemos rumbo a La Herradura.


El día se presenta nublado, pero tras el calor de estos días, se agradece que el sol se oculte al menos unas horas. Al llegar a la playa nos encontramos con un ambiente tranquilo y familiar, nada de masificación ni sombrillas en cuarta fila, la nuestra la plantamos en la orillita del mar!! Disfrutamos de un rato de playa y nos vamos preparando para nuestra ruta!! Llega la hora de empezar a remar!



Mauro
, nuestro instructor, nos recibe junto a Jose y a Bea, una pareja granaino-malagueña, quienes resultan ser unos auténticos vidorros. En la orilla, la teoría parece fácil, así que nos decidimos a subir a la tabla. En pocos minutos estamos en pie, remando mar adentro y disfrutando de un paisaje de postal!


El agua transparente permite que nos deleitemos con el fondo rocoso. Los colores verdes, turquesa y marino se entremezclan a cada palada que damos mientras avanzamos pegados a la costa.

 


Cuando llegamos al final de la bahía y nos decidimos por salir a mar abierto, el viento sopla con más fuerza en contra. Remamos de pie, de rodillas y sentados, cualquier forma es buena para avanzar unos metros…. Pero todo esfuerzo recibe una recompensa, y por fin llegamos a la Cueva de la Virgen del Carmen, o al menos así es como se la conoce. La imagen que se vislumbra en la pared de la cueva recuerda a la virgen marinera y las flores que la acompañan, ensalzan su significado. La interpretación ya depende de la devoción de cada uno…


El recorrido de vuelta es mucho más sencillo, el viento a favor nos lleva casi sin necesidad de remar, recompensando así nuestro esfuerzo para llegar hasta aquí! La experiencia ha sido fabulosa. Terminamos la tarde charlando con Mauro, Jose y Bea y pensando en la siguiente Vidorra Experience… Buceo en estas aguas cristalinas quizá??

Quién se apunta??