Surf en El Palmar

Cádiz

17 de junio de 2014 imageCalor, mucho calor. El día de trabajo ha sido intenso, sofocante, agotador… Pero en cuanto terminamos, el día cambia por completo. Una nueva y excitante experiencia está por venir.Bego y Ro surferasTras una hora de camino y una parada en el mar de girasoles, llegamos a la tierra prometida. Allí, nuestros amigos de 9pies nos esperaban con los brazos abiertos. Primera toma de contacto: ¡Neoprenos y tablas preparadas! Nervios e ilusión en la misma medida. TablasSegunda toma de contacto:  escuchamos con atención las indicaciones de nuestro teacher Juan, cuyos consejos en la arena parecían muy sencillos.
Tabla y sombraTercera toma de contacto: de la arena… Al agua… ¡Allá vamos!! Nos subimos a la tabla, nos caemos, nos volvemos a subir, nos volvemos a caer, subimos de nuevo y … en pie sobre la tabla!!! 🏄🏄 Dos horas más tarde estábamos exhaustos, pero con la sensación de haber cargado las pilas de energía al máximo.

Si aún no lo has probado, no esperes más ¡¡es una experiencia vidorra más que recomendable!!

Anuncios

Y de repente un regalo!

Cádiz

17 de junio de 2014 image La vidorra de hoy nos lleva hasta uno de los parajes más espectaculares de la tierra gaditana, El Palmar. Con la intención de practicar el deporte estrella del lugar, el surf, nos subimos a la furgo de un vidorro y nos dirigimos hacia allí. imageCon la ilusión del que empieza un viaje emprendimos la ruta de una hora hacia nuestro destino. El sol de medio día, las reses de retinto y los molinos de viento nos acompañaron durante nuestro trayecto, pero fue en la falda de Vejer donde no tuvimos más remedio que parar.   El campo de girasoles parecía una escuela de niños llamándonos para jugar con ellos.  Paramos al borde de la carretera y simplemente disfrutamos de los colores, el paisaje y el momento. Ésta es nuestra esencia, disfrutar de lo cercano y sentir que cada momento es único!

Delicatesen y deporte

Cádiz

14 de junio de 2014

Reses de retintoEl día amaneció con olor a sal. Tras varios días de Levante intenso, el viento nos dio un respiro y nos animó a otra experiencia única. Comenzamos la mañana en la playa de Bolonia donde el pinar lucha contra viento y marea para que las dunas no le invadan su territorio.

 

Las rejasA la hora de reponer fuerzas elegimos el restaurante Las Rejas. Si tuviéramos que elegir, no sería fácil entre el sabor auténtico de sus platos o la gracia de sus dueños. El exquisito atún en manteca lo acompañamos con una ensalada de pimientos rojos por recomendación de la casa. La mezcla no pudo ser más acertada. De entre todas las delicatesen que probamos, el choco en su tinta con arroz fue el que nos hizo explotar el paladar. Sin duda la cocina tradicional a fuego lento no tiene rival!Puerta bolonia

La tarde nos llevó a practicar otro de los deportes estrella de la zona, el Paddle surf. La fuerza y el equilibrio nos permitió navegar y contemplar las olas desde todos sus ángulos. ¿Agotador? Sí, pero revitalizante como cuando jugábamos de niñas hasta caer rendidas!

No pudimos resistirnos a terminar el día 20140622-204618-74778488.jpgviendo el rojo atardecer desde El Dorado, una terraza a pie de playa, con unos refrescantes mojitos.