Málaga la bella

Málaga

imageNuestra segunda experiencia vidorra nos llevó a la capital de la costa del sol,  Málaga,  conocida por su buen clima, sus playas y sus chiringuitos, pero no eran esos los encantos que andábamos buscando… imageNuestro primer objetivo fue el Pimpi Florida, una marisquería de más de 100 años dónde lo que menos importa es el marisco. Tan solo entrar ya es toda una experiencia,  hay que hacer cola alrededor de las 8:30 de la tarde para poder hacerte un hueco dentro y una vez q entra el último,  se cierra la puerta y empieza la fiesta. imageLos ricos mejillones, navajas y langostinos los regamos con el vino que solo encuentras allí,  El Condado. Y el ambiente lo pone la música española de ahora y siempre: Rocío Jurado, la Pantoja, Camilo Sexto, Raphael….  Así,  mientras comíamos,  bebíamos, cantábamos y bailábamos hicimos amigos con todos los que estaban a nuestro alredor. Desde luego, fue un buen comienzo en nuestra vidorra malagueña.

imageAl día siguiente, tras desayunar en casa una buena tostada con aceite, tomate y jamón, decidimos relajarnos en las playas del Rincón de la Victoria. imageAllí reservamos nuestra mesa en “Puente Romano II” un chiringuito situado en el cauce de un río que se ha ganado este apodo gracias a la calidad de sus platos. Alli, tras apuntar nuestro nombre en la pizarra y esperar nuestro turno, nos deleitamos con exquisitos gazpachos, pescaito frito y unos maravillosos espetos de sardinas, una auténtica delicia para el paladar!

Atardecer de primavera

    Después de comer y echarnos la siesta en la tumbona, nos dimos un largo paseo por la orilla de la playa. Con el Mediterráneo acariciando nuestros pies, vimos que uno de esos atardeceres de primavera que tanto nos llenan de energía positiva. Así, ya estabamos preparadas para el siguiente descubrimiento!!!

imageMálaga la nuit comenzó en uno de mis restaurantes favoritos, Asako, especialista en sushi y situado en pleno centro de la ciudad ofrece un ambiente encantador y tan cuidado como la elaboración y el sabor de sus platos. El variado de makis y niguiris, algunos de ellos flambeados para que nuestra Ro de Chiclana acostumbre su paladar a la comida japonesa, dio paso a la ensalada de cus cus con langostinos en tempura y otras suculentos platos ofrecidos fuera de carta.

imageLa noche siguió en una de las terrazas de moda, Oasis, situada en la azotea de un hostal de diseño que sorprende por el ambiente y las vistas de las torres de varias iglesias, de la catedral y sobre todo de los tejados de las casas del centro histórico. Allí quedamos con amihos y seguimos sacandole partido a la noche malagueña. Como nuestra July americana disfruta tanto con el flamenco, decidomos terminar la noche bailando en Amargo, local de musica flamenca en directo donde las sevillanas, las alegrías y las rumbas se entremezclan con uma decoración digna de ver (la virgen del Rocío y el Cautivo de Málaga sobresalen entre cristos, virgenes y elementos tradicionales del mundo del toreo) oleeeeee!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s